UN BUEN PROFESIONAL DEBE SABER HABLAR BIEN EN PÚBLICO

He visto a muchos profesionales sufrir. He visto a muchos ejecutivos temblar. He visto a demasiados empresarios incapaces de hablar durante dos minutos sin que les temblara la voz. He visto a demasiada gente con auténticos problemas de comunicación a la hora de hablar en público. De hecho, he conocido a no pocos que, si pueden, evitan tener que dirigir unas palabras a una audiencia más o menos numerosa. Y también he visto a no pocos que se atreven pero, como nadie les ha enseñado, no aprovechan todas sus capacidades de comunicación al dirigirse a los demás para pronunciar un discurso, presentar un proyecto, exponer un punto de vista o cualquier otra situación de comunicación habitual en el mundo de la empresa y de la vida pública. Hoy día nadie discute que un buen profesional debe saber hablar bien en público.



El problema de la falta de capacidad de comunicación eficaz viene de lejos. En España, tradicionalmente, no se le ha dado importancia a estas enseñanzas, mientras en los países anglosajones a los niños se les enseña a hablar en público desde sus primeros años de escolarización. El estudiante español, en el colegio, ha tenido que soportar las risitas y burlas de los compañeros cuando el profesor le llamaba “a la pizarra” para responder a unas preguntas o resolver un problema.

Esa situación, repetida una y otra vez, creaba en él un complejo, un miedo a las miradas de los demás, y prefería quedarse agazapado en su pupitre, pasando inadvertido. Ese estudiante llegaba a la universidad y seguía sin aprender las habilidades de una comunicación eficaz; pasaba toda la carrera con los mismos miedos y carencias, y se graduaba sin haber aprendido siquiera los rudimentos de oratoria y técnicas de comunicación. Afrontar un examen oral era uno de los mayores suplicios de su vida. Ese joven graduado llegaba al mundo de la empresa y se convertía en un ejecutivo, en un profesional de cualquier disciplina, que seguía teniendo las mismas dificultades, miedos y agobios al tener que exponer cuatro ideas delante de un grupo de personas.

¿No es cierto que si pensamos en nuestra historia personal encajamos casi a la perfección con este esquema?

Llevo dieciocho años impartiendo cursos sobre oratoria, técnicas de comunicación, hablar en público con eficacia y formación de portavoces, y tengo multitud de testimonios personales que confirman lo que digo. Como decía al principio de este artículo, he visto de todo; pero no sólo entre mis alumnos que, al menos, han tomado la decisión de aprender y solucionar el problema, sino entre profesionales, incluso considerados brillantes en su especialidad, que están convencidos de que para ellos no existe este problema o ni siquiera han tomado conciencia de él, y comunican de una forma penosa.



Quienes no toman conciencia de que no saben comunicar con eficacia al hablar en público, están desaprovechando multitud de oportunidades para ellos mismos y para sus empresas. Muchas veces, la aceptación de un proyecto o una propuesta depende de matices sutiles que ayudan a que quienes tienen que decidir decidan aceptarlo. Y esos matices pueden ser, sobre la base de un proyecto sólido, la claridad, la fuerza, la convicción, la sinceridad, la honestidad, la seguridad y, en definitiva, la buena imagen y la eficaz comunicación que ha transmitido quien ha presentado y expuesto los detalles del proyecto o propuesta. Un buen comunicador es capaz de cautivar, convencer y mover a la acción a quienes le escuchan. Y esa capacidad de convicción tiene mucho que ver no sólo con las palabras y las ideas que transmiten, sino con la forma en que las dice el que habla. 

Como dice Bernbach, prestigioso publicitario internacional y padre de la revolución creativa de los años 60: “Lo que mueve a la gente no es lo que dices; es la forma en que lo dices”.


Comentarios

Entradas populares de este blog

DEFECTOS Y VIRTUDES DEL MENSAJE NAVIDEÑO DEL REY FELIPE VI

ANÁLISIS DEL DISCURSO DE MARTIN LUTHER KING EN EL 50 ANIVERSARIO DE SU INTERPRETACIÓN: “I HAVE A DREAM”

EL BUEN EDUCADOR DEBE HACER VOLAR COMO ÁGUILAS A SUS ALUMNOS

EN NOVIEMBRE, NUEVOS CURSOS INTENSIVOS PARA APRENDER A HABLAR EN PÚBLICO

APRENDE A HABLAR EN PÚBLICO Y A COMUNICAR CON EFICACIA EN DOS FINES DE SEMANA